Tertulia de Hispano-Parlantes

Informe anual 2007



Las 29 actividades que hemos hecho desde enero hasta junio, se describen en la página fotos 2007 a. Las actividades que hemos hecho a partir de julio, se describen aquí:


El "Emperador Manso" - Subida a la Vorderkaiserfeldenhütte

1 de julio 2007
La cordillera Zahmer Kaiser ("Emperador Manso") se llama "manso", porque es menos rocosa, menos escarpada y menos peligrosa que la próxima cordillera Wilder Kaiser ("Emperador Bravo"). Pero tan manso no es: ¡Puh, qué subida tan empinada y larga!
en la subida Fuimos en tren a Kufstein y caminamos hasta la Sparchenstiege, una escalera, donde subimos por 282 escalones al Kaisertal ("valle del emperador") entre Zahmer Kaiser y Wilder Kaiser. Tuvimos una vista maravillosa de Kufstein y la famosa Fortaleza de Kufstein que habíamos visitado en el año 2005. Sin escalones seguimos subiendo. Subiendo, subiendo, subiendo. Hacía buen tiempo, casí Kaiserwetter ("tiempo imperial", así llaman los austriacos a un cielo despejado) con mucho sol y calor. Bueno, el bosque ofrecía sombra, pero no hacía viento. ¡Puh! El camino parecía que no se terminaba nunca. Subiendo, subiendo, subiendo. Por fin salimos del bosque, hacía un viento refrescante y tuvimos un panorama estupendo sobre el valle Kaisertal y las paredes rocosas del Wilder Kaiser con las cimas famosas que tienen nombres de horror como Fleischbank ("tabla del carnicero") o Totenkirchl ("iglesita de los muertos"). Desde allí también vimos nuestra meta, la cabaña Vorderkaiserfeldenhütte, pero tuvimos que subir media hora más. Llegamos con mucha habre y mucha más sed. Unos amigos siguieron caminando hasta la cima Naunspitze, los demás descansamos en la terraza de la cabaña, disfrutando de la vista y de la vida.
Reunidos de nuevo, bajamos por el mismo camino. También la bajada costaba mucho esfuerzo, por el desnivel de más de 900 metros. Sí, el Zahmer Kaiser no es tan manso.
En Kufstein encontramos un buen local a la plaza mayor, donde cenamos al aire libre. ¡Qué día imperial! el grupo delante de la cabaña vista


Dos tormentas y un lago precioso - Subida al Soinsee

8 de julio 2007
Desde Geitau subimos por un camino ancho, a la granja Klareralm doblamos y seguimos por una senda estrecha, atravesamos una jungla y cruzamos un arroyo por un puentecillo que estaba construido con dos troncos de árboles. Salimos del bosque y subimos por prados empinados. Encontramos una granja donde venden bebidas y nos sentamos delante de la casa en un banco. Todavía hacía sol, pero de repente el cielo se oscureció, oimos truenos y empezó a llover. Pasamos un rato debajo del alero comiendo las meriendas que habíamos llevado. Ya pensábamos que se había terminado nuestra excursión y que teníamos que regresar bajo la lluvia al valle, cuando de repente salió el sol de nuevo y el cielo brillaba de un azul profundo. Muy alegres nos pusimos las mochilas y seguimos subiendo. Poco después llegamos al lago. ¡Qué hermosura! En las aguas tranquilas se reflejaban las orillas verdes y las laderas rocosas de los Ruchenköpfe. Nos quitamos las botas y - ¡huiii, qué frío! - nos bañamos los pies, y nos lavamos el sudor de las caras y de los brazos. Casi nos entraban ganas de nadar por la hermosura de este lago, pero el agua estaba demasiado fría. Pues, el lago Soinsee se encuentra en la altura de unos 1400 metros y está congelado cada año por algunos meses. Hicimos una pausa extensa en este paisaje lindo, observamos los peces en el agua clara y las mariposas en el aire puro, y tomamos el sol fuerte. Alugunos amigos hicieron siesta y durmieron encima las rocas con la mochila como almohada.
Pero cada cosa bonita tiene su final. Seguimos con nuestra caminata por las montañas, subimos por una senda cómoda hasta el pasto alpino de una granja y después por un sendero estropeado por una cuesta muy empinada al paso Miesingsattel, desde donde tuvimos una vista bonita a muchas montañas y en el norte ... a muchas nubes grises. Cancelamos el plan de subir a la cima del Miesing, y bajamos al próximo valle. De repente oimos unos silbidos altas. ¿Qué es eso? Y vimos unas marmotas huiéndose. Los silbidos eran la alarma de las marmotas (alem.: Murmeltier, bávaro: Mankai). El valle se iba haciendo más y más profundo y estrecho, el cielo más y más oscuro, oimos truenos y finalmente nos cayó un aguacero encima. Nos pusimos los impermeables y bajamos tan rápido como fue posible.
Cuando llegamos despues de dos horas bajando de nuevo a Geitau, se terminó la lluvia. Cenamos en la fonda "Rote Wand" ("pared roja"). Cuando fuimos a la estación de tren, llovía de nuevo, pero salió un rayo del sol, y vimos un arcoiris estupendo. siesta en las orillas el grupo en el lago Soinsee


Rocas, rocas, rocas: Subida esforzada al Tajatörl

15 de julio 2007
Cuidado: Esta caminata es bastante difícil y exige mucho esfuerzo. Recomendable sólo para personas experimentadas y de buena condición. Sólo ir con buen tiempo.
Este año ya hemos hecho tantas excursiones bonitos a las montañas, que ya pensabamos que no era posible superarlo. Pero, ¡sí, funciona!
el grupo delante del lago Brendlsee Fuimos en tren a Ehrwald, subimos en teleférico a la altura de unos 1.500 metros. No somos perezosos, es imprecendible ir en teleférico, porque la caminata dura algunas horas y el último tren sale a las 7 de la tarde.
Desde la estación de arriba de teleférico caminamos unos 20 minutos por un camino cómodo, después doblamos hacia el Brendlkar y subimos por una cuesta muy empinada. Ya muy rápido llegamos a una altura, donde no crecen más los árboles, sólo pocas hierbas entre las rocas. Cruzamos un campo ancho de rocalla, que estaba un poquito difícil, con cada paso para delante patinábamos medio paso para atrás. Después de una hora subiendo llegamos a un lago pequeño con agua de color esmeralda en medio de un vallecito rocoso, ¡qué hermosura! Subimos por un terreno casi sin plantas que parecía un paisaje lunar. Solamente rocas, rocas, rocas, y de vez en cuando algunos restos de nieve. Pero todas las cimas y rocas de diferentes formas se alzaban en el cielo despejado azul, era tan impresionante que paramos muchas veces sólo para mirar o sacar una foto. Después de dos horas llegamos al Tajatörl, que es un paso estrecho en la altura de unos 2.200 metros, y tuvimos un panorama estupendo en el próximo circo de montañas escarpadas, que circundan un lago de colores turquesas y esmeraldas: el Drachensee ("Lago del Dragón"). ¡Qué impresión!
Hicimos una pausa de sólo 10 minutos para comer y beber algo, y empezamos con la bajada. Era muy difícil, había mucha gravilla en el camino e ibamos com mucha prudencia y despacio para no resbalarnos. Caminamos tan despacio que perdimos mucho tiempo. Pero mejor así que caerse, ¿no? Cuando llegamos al lago, miramos el reloj ... y nos asustamos: ya en una hora terminarba el servicio del teleférico y si tenemos que bajar a pie a Ehrwald, perderemos el tren a Múnich. Nos dimos de prisa, casi corrimos. ¡Correr después de una caminata tan empinada! Sin parar - ni paramos en las orillas del hermoso lago Seebensee - caminamos velozmente y llegamos justamente en el último minuto al teleférico, cuando el empleado quería cerrar. ¡Lo logramos! ¡Puh, qué esfuerzo! Pero todos estuvimos muy felices, por el paisaje impresionante que habíamos visto. Para ver algo bonito hay que sufrir de vez en cuando. el Tajatörl vista al lago del dragón


Parrillada (asado/barbacoa)

21 de julio 2007
Más de 50 amigos, nos reunimos en las orillas verdes del lago Fasaneriesee para celebrar nuestra fiesta tradicional de verano: La Parrillada. Habíamos anunciado la fiesta por teléfono y correo electrónico, y por eso acudieron también algunos amigos a los que no hemos visto desde hace mucho tiempo. Charlamos, asamos, comimos, jugamos al voley, nos bañamos en el lago, tocamos la guitarra y cantamos, y bailamos.
A las 9 de la noche, vimos relámpagos que cayeron en las cercanias. Apagamos los fuegos en las parillas, recogimos nuestras cosas y nos fuimos tranquilamente. Poco después empezó una tormenta fuerte, pero ya estábamos todos en el tren o en las coches.
Aunque fue interrumpida por la tormenta, fue una bonita fiesta: nuestra parillada en el lago. la parrilla llena en las orillas del Fasaneriesee
unos 50 amigos en el sol unos 50 amigos en la sombra


Ruethenfest - Una fiesta medieval

22 de julio 2007
El 25 de febrero de este año habíamos visitado la ciudad Landsberg, y allá nos contaron de una fiesta que se celebra solamente cada 4 años: el Ruethenfest. Y este fin de semana tenía lugar.
Muy curiosos fuimos y nos entusiasmó, tan bonita era la fiesta: los niños de la ciudad representan en vestidos antiguos la historia de la ciudad. Hay duques y condes, caballeros con armadura de hierro, soldados con lanzas, espadas y escudos, jinetes y cazadores con hálcones y perros, damas con vestidos largos de seda, damásco o terciopelo, abanderados con banderas coloridas. ¡Y todo eso representado por niños! Los niños más jovenes llevaban trajes multicolores y palmetas (alem.: Ruten), que dan nombre a la fiesta. ¡El Ruethenfest es digno que ver! el conde la puerta Bayertor una dama con halcón
tocando tambores soldados medievales abanderados


Vamos a la playa - En bici a los Lagos de Pascuas

25 de julio 2007
Hace tres años ya fuimos en bici a los Osterseen ("Lagos de Pascuas"), pero por otro camino y con otros participantes.
el Gran Lago de Pascuas Desde Tutzing subimos a la Ilkahöhe, una colina empinada y un mirador excelente sobre el lago de Starnberg y a las montañas. Doblamos al sur, superamos algunas colinas con buena vista y entramos en un valle verde tranquilo con granjas aisladas y casas abandonadas. Después de una pausa seguimos por bosques oscuros y llegamos al lago más grande de los Lagos de Pascuas, el Großer Ostersee. En una bahia nos bañamos en el agua templada y tomamos el sol. Pasamos mucho tiempo y ya era muy tarde cuando montamos de nuevo en nuestros bicis. Pasamos por los demás Lagos de Pascuas, como el Ameissee ("lago de hormigas"), el Lustsee ("lago de ganas"), el Gartensee ("lago del jardín") y el Ursee ("lago muy antiguo"). Llegamos al pueblo Seeshaupt y bajamos al lago de Starnberg cuyas orillas seguimos hasta Tutzing, donde tomamos un cafecito en un barco, que está amarrato en las orillas y sirve como museo y restaurante. Cuando se puso el sol, regresamos a la estación del tren.


La llanura de los lagos - En bici al Kloster Seeon

5 de agosto 2007
En el norte del Chiemsee - el lago más grande de Baviera - hay una llanura llena de lagos. Desde hace tres años habíamos soñado con hacer una excursión en bici allá, pero tuvimos que aplazarla algunas veces por mal tiempo o pronósticos dudosos. ¡Pero ahora!
el grupo en las orillas del Chiemsee Desde la estación de Bad Endorf subimos hacía el este. Era una de las pocas subidas de este día. Bajamos velozmente y ya desde lejos vimos el primer lago, el Lago de Pelham. Pero no nos bañamos, porque hasta este momento sólo habíamos andado unos 7 kilómetros. Circundamos el lago, cruzamos un pantano y llegamos al segundo lago, el Hartsee. Aquí hicimos una pausa, tomamos el sol y nos bañamos en este lago bonito.
Después fuimos por una carretera recién renovada y con nuevo asfalto, pero todavía cerrada para coches y camiones. ¡Qué suerte! Así avanzamos cómoda y tranquilamente. Después de 28 kilómetros llegamos al Klostersee - "Lago del Monasterio". El monasterio Kloster Seeon está situado en una peninsula pequeña romántica. Dimos un paseo, nos sentamos un rato en un embarcadero, tomamos un cafecito en un café y después -¡claro!- nos bañamos en este lago bonito.
El próximo reto era una colina empinada. Pero en la cima recibimos la recompensa por todos los esfuerzos: Un panorama inolvidable de los Alpes y del lago Chiemsee. ¡Estupendo! Bajamos al pueblo Seebruck y seguimos las orillas hacia el oeste, siempre con vista a las montañas azules. En el rincón noroeste dejamos las orillas del Chiemsee, doblamos hacia el norte y llegamos al Langbürgner See, otro lago de la "Llanura de los Lagos", y nos bañamos la tercera vez, tomamos el sol y disfrutamos de la vida. Cuando el sol se puso, fuimos los últimos kilometros a Bad Endorf, donde cenamos - que nos lo habíamos merecido después de 65 kilómetros. el Hartsee el Klostersee con Kloster Seeon el Langbürgner See


Excursión a Nuremberg

12 de agosto 2007
el grupo y la puerta de los carniceros (*) Nuremberg fue mencionado por primera vez en un documento en el año 1050, y ya en este tiempo había un castillo, que llegó a ser la residencia de los reyes de Alemania y de los emperadores del Imperio Romano de la Nación Alemána. Unos 500 años Nuremberg fue la capital de Alemania, después una ciudad independente de mucho poder comercial. En la segunda guerra mundial fue destruido por 90%, pero por suerte los ciudadanos decidieron de reconstruir su ciudad en el estilo original - y no con casas modernas. Así se pueden ver muchas casas con fachadas entramadas - entre ellas la casa donde vivió Duero (Albrecht Dürer) -, torres y fortificaciones medievales, iglesias góticas y - ¡claro! - el Castillo Imperial (Kaiserburg).
Visitamos todo eso, paseamos por las calles románticas en las orillas del río Pegnitz, entramos en el Museo de Armas, subimos a la torre Sinnwellturm del Castillo Imperial - desde donde se puede ver toda la ciudad con sus tejados y campanarios -, pasamos por una fiesta medieval con caballeros luchando, visitamos la alcaldía y - ¡claro! - comimos las famosas "Nembercher Bratwerschtla" (alem.: Nürnberger Bratwürstchen, "Salsichas asadas de Nuremberg"). el grupo delante del hospital antiguo el río Pegnitz el Castillo de Nuremberg


El paisaje azul - En bici a Bad Bayersoien

15 de agosto 2007
El tren estaba repleto. Pero fuimos los únicos, que bajamos en Uffing. Parece que pocos saben que es un punto de partida ideal para caminatas y excursiones en bicicleta. Esta región se llama "Blaues Land" ("país/paisaje azul"), algunos creen que es por el cielo azul o los lagos azules cuando hace buen tiempo. Pero yo pienso que es por este azul profundo que muestran las montañas en el horizonte cuando hace mal tiempo, este color que se puede ver en los cuadros de los famosos pintores Franz Marc, August Macke y Gabriele Münther, que vivieron allá.
Por suerte hacía buen tiempo, solamente en la mañana sobre las montañas algunas nubes. Encima de una colina larga fuimos hacia el oeste y tuvimos una vista bonita sobre los pantanos y bosques hasta las siluetas - ¡azules! - de las montañas al sur. Después de algunos kilómetros bajamos y entramos en un bosque. Aquí el Blaues Land es más verde que azul. Tuvimos que superar unas colinas - subidas agotadoras y bajadas furiosas. A mediodía llegamos al lago de Bayersoien, un lago pequeño que está situado en medio de un pantano. Tiene agua de color marrón, pero no es sucia, es por la turba y es buena para la salud - bueno, no tomarla, sólo bañarse, ¡jejejejeje!
Almorzamos en el pueblo, en la terraza de un restaurante con vista bonita a las montañas. Después seguimos hacia Bad Kohlgrub, pero circundamos este pueblo para evitar encontrar la carretera general. Los caminos eran de diferente calidad, unos asfaltados, otros estropeados. Había unas subidas empinadas, pero recibimos la recompensación: Una vista maravillosa al lago Staffelsee.
Media hora más tarde llegamos a las orillas y encontramos un sitio para bañarnos y tomar el sol. Descansados fuimos al pueblo Seehausen, donde cenamos. Cuando se puso el sol - rojo, no azul - regresamos en tren desde Murnau.
¡Vamos a volver al "paisaje azul" para más excursiones! el grupo el lago  de Bayersoien


Fiesta popular: Dachauer Volksfest

19 de agosto 2007
el grupo y la noría Todo el mundo conoce el Oktoberfest de Múnich, esta fiesta popular y festival de cerveza más grande del mundo. Es también la fiesta más cara: este año quieren vender una "Maß", la jarra de un litro de cerveza, por 7,30 Euros. Una alternativa barata - no sólo para escoceses, suabos y catalanes - es la fiesta popular de Dachau, ahí cobran sólo 4,40 Euros por la "Maß", ¡inmaginate!
A las 13:30 nos encontramos, dimos una vuelta pasando por todas las atracciones: caruseles, toboganes, una noria, montañas rusas, casetas de tiro, tenderetes de caramelos y juguetes - y nos sentamos delante de una carpa gigante para tomar unas jarras económicas. Después de una hora dejamos la fiesta y dimos un paseo por el casco histórico de Dachau. Cuando empezó a lloviznar, regresamos a la fiesta, nos reunimos con otros amigos que habían llegado más tarde, y nos sentamos en la carpa gigante para tomar otras jarras. ¡Hay que aprovecharlo!


Inesperadamente fácil - Subida bonita al Dammkar (Karwendel)

26 de agosto 2007
Cuando uno se baja del tren en Mittenwald, el peñón oeste de la cordillera Karwendel se muestra tan empinado y compacto, que no se supone que sea posible subir allá. Pero hay algunas sendas y unas de ellas son más o menos fácil.
Nosotros fuimos por el sendero Ochsenbodensteig, que está muy largo y de vez en cuando empinado, pero técnicamente poco exigente. Los señales al inicio de este camino habían indicado que se necesita unas tres horas, pero subimos tan rápido que ya después de dos horas y pico llegamos a la cabaña Dammkarhütte, donde merendamos. La cabaña está situada en una caldera impresionante sin vegetación, lleno de rocalla y rodeada por paredes rocosas perpendiculares que tienen una altura de unos 700 metros. La caldera se abre a un lado y ofrece así una vista maravillosa del valle besquejado y de la cordillera Estergebirge enfrente.
En la bajada tuvimos que cruzar un desplome, era el único reto. Después bajamos por otro camino aún más fácil que el Ochsenbodensteig, y llegamos bién a Mittenwald. Sí, esta caminata por las montañas fue inesperadamente fácil, pero no obstante ¡muy bonita! en la subida el grupo vista del valle


Una cabalgata y una cima nublada: Georgiritt en Ruhpolding

2 de septiembre 2007
Fuimos en tren a Ruperting. Seguramente no vas a encontrar ese pueblo en un mapa, porque por un error de un cartógrafo hoy en día se escribe "Ruhpolding", aunque los bávaros lo pronuncian "Ruapading", que significa "Ruperting". Muy complicado, ¿no?
la cabalgata En Ruhpolding se hace cada año la primera fin de semana de septiembre una cabalgata de San Jorge. Hay unos 150 caballos y unos 10 coches, bien adornados, y la gente lleva traje típico - los hombres pantalones de cuero, chaquetas de lana, sombreros con plumas o el famoso "Gamsbart" ("barba de rebeco"), las mujeres vestidas de larga con bordado y chales de seda. Después del desfile había fiesta, pero como hemos ido desde lejos, queríamos ver más de la región: Subimos en teleférico al monte Rauschberg ("monte borrachera", bueno, en este caso significa "monte del oro falso", porque se encuentra un mineral que parece oro). Los meteorólogos habían pronosticado "sol". ¡Mentirólogos! Subimos los ultimos metros a la cima. Tuvimos un panorama de ... las nubes. Caminamos a la próxima cima, al principio por buenos caminos, después por un sendero alpino (recomendable: buenos zapatos y un poquito de experiencia). Cuando llegamos a la cima soplaba un viento frío y una nube encapuchaba el monte y también a nosotros, nos encontramos en niebla densa y nos sentimos como en noviembre. De las otras montañas y de los valles no vimos absolutamente nada. Normalmente se tiene un panorama amplio en el Rauschberg. ¡Qué pena! Regresamos por la niebla, las siluetas de los arboles y de las rocas parecían fantasmas. Vuelto a la otra cima, comimos en el restaurante y después bajamos en teleférico. Dimos un paseo por las orillas del riachuelo Traun hasta la estación.


Exposición "Maya - Los Reyes de la Selva"

9 de septiembre 2007
el grupo delante del Lokschuppen Fuimos a Rosenheim para visitar la exposición "Maya". Pero estuvimos desilusionados: No había ninguna abeja, y ni que decir tiene la Abeja Maya. ¡No, no, no! ¡Una broma! Claro que sabíamos que los Mayas fueron un pueblo de Mesoamérica que fundó una cultura muy desarollada. Y estuvimos encantados con la exposición interesante, que mostraba con mapas, fotos, videos y muchos objetos de los Mayas - mascaras y joyas de jade, piedras y columnas con jeroglíficos, platos y cuencos cerámicos - todo lo que se sabe sobre los Mayas y su cultura, que existía entre 200 a.C. y 900 d.C.
Después de haber visitado la exposición, fuimos a la Herbstfest de Rosenheim, una fiesta popular como la Oktoberfest en Múnich, sólo más pequeña, pero casi igualmente cara. No obstante nos divertimos mucho y tomamos la cerveza rica de Rosenheim. ¡Salud, Abeja Maya!


¡Vamos a bailar! - Representación de bailes colombianos

15 de septiembre 2007
un baile colombiano, foto (c) www.salsa-munich.de, con permisión Hace unos años íbamos regularmente juntos a bailar, pero un día se terminó. ¡Ya es tiempo de reanimar esta actividad!
Había buena oportunidad: En el local 'El Mirador' una pareja colombiana presentó bailes típicos de su pais. No podía memorizar los nombres de estos bailes, que tienen raizes indigenas o africanas y estaban muy emocionantes.
Pero sé como se llaman los bailes que bailamos después: Salsa, Cumbia y Ballenato. ¡Baile, baile, baile!


Por el camino verde - Subida al Laber

16 de septiembre 2007
Cuando llegamos a Oberammergau, empezó una carrera de bicicleta todoterreno (bicicleta de montaña, Mountainbike). Bueno, al inicio no prestamos atención, pero poco después nos dimos cuenta que la ruta que habíamos elegido para nuestra caminata, ¡era también la ruta de la carrera de bici todoterreno! Así casi cada dos o tres minutos nos adelantaba un ciclista, mientras nosotros subimos a pie, respirando y transpirando por la pendiente, ¡y los ciclistas tres veces más rápidos! ¡Qué fuerza!
Después de una hora, los ciclistas doblaron y bajaron a una velocidad horrible, ¡qué horror! Nosotros seguimos subiendo tranquilamente por un camino estrecho. Pasamos por un lago cerrado por carrizo y otras plantas, así que casi no se veía el agua. Subimos por una cuesta rocosa en zigzag y llegamos después de dos horas y media con mucho hambre a la cima. Disfrutamos del panorama estupendo de las montañas azules, entre ellas el Zugspitze.
Después de la pausa bajamos por caminos tranquilos y por bosques verdes y llegamos después de dos horas al valle y al famoso monasterio Ettal, donde cenamos en la "Klostergaststätte" y tomamos la famosa cerveza que se produce en el monasterio. el grupo cerca de la cima el panorama desde la cima


Gigantes rocosos - Subida al Grubigstein

23 de septiembre 2007
El valle de Ehrwald es impresionante: Circundado por montes gigantes que se alzan hasta casí 2000 metros sobre el nivel del valle. Son montes rocosas, sólo para escaladores. Pero hay una excepción: El Grubigstein muestra su ladera noreste, que esta relativamente suave.
Fuimos a Lermoos y subimos por caminos anchos y más tarde por senderos estrechos a la cabaña Wolfratshauser Hütte (1763m), donde tocaba una banda de instrumentos de viento. Ya desde allí tuvimos una vista maravillosa sobre el valle y los gigantes rocosos al otro lado: El Zugspitze, el Sonnenspitze y el Wamperter Schrofen. ¡Qué impresión!
Pero todavía no estabamos contentos. Subimos más y llegamos después de dos horas y media a la cabaña Grubigsteinhütte en la altura de 2028 metros, donde almorzamos viendo un panorama maravilloso. ¡Hay que mirar las fotos!
Tres amigos subieron otros 200 metros a la cima, este trayecto es difícil y puede provocar vértigo, sólo recomendable para experientados. Los demás, disfrutamos del sol, de las temperaturas agradables y de la vista estupenda a los gigantes rocosos, soñando de subir un día también a ellos. el grupo y el Zugspitze vista a los gigantes rocosos


¡Vamos a la Oktoberfest!

26 de septiembre 2007
Cada año vamos a la Oktoberfest, ¡es tradición!
Cuando nos encontramos, llovía a cántaros. Nos refugíamos en una de las carpas gigantes. Pero - claro - esta idea ya la tenía otra gente también. La carpa estaba repleta, repletisima. Fuimos a la próxima carpa. También repleta. De repente faltaban unos amigos. ¡Nos hemos perdido de vista en esta muchedumbre! Buscamos a los amigos. Pero, ¿cómo encontrarles? ¿En una carpa llena con unos miles de personas?
De repente les vimos, arriba en un balcón, habían encontrado una mesa libre, sitio para nosotros 10 personas, ¡qué suerte! En seguida pedimos unas jarras gigantes de cerveza sabrosa, brindamos y cantamos con los músicos: Oans, zwoa, gsuffa! ("un, dos, tomado"). el grupo miles de personas en la carpa gigante


Subida al Rosskopf

30 de septiembre 2007
las mujeres guapas en la cima (**) Como casi cada domingo en verano nos encontramos en el Hauptbahnhof a las 9:15 horas en el andén 30. Estábamos un poco nerviosos ya que Klaus no podía venir, nuestro guía habitual, a una excursión organizada espontáneamente por Jutta . Fuimos en tren hasta la estación de Schliersee y de ahí cogimos un autobús que nos llevó al Spitzingsattel (1127 m). Allí empezamos nuestra caminata. Subimos una pista de tierra por un bosque otoñal de varios colores hasta llegar a la Obere Firstalm, donde tomamos una pequeña merienda. De la Obere Firstalm bajamos a la Untere Firstalm y de allí subimos al Stümpfling (1506 m). En el Stümpfling teníamos una vista preciosa a un paisaje otoñal de múltiples colores y como muchos grupos eligieron el Stümpfling como destino de su caminata, nos tuvimos que turnar para hacer un foto de grupo. Seguimos caminando hacía el Rosskopf, pasando por el Stümpflinghaus y por debajo del teleférico Stümpflingbahn. En el Rosskopf (1580 m) disfrutamos de un panorama montañoso al sur y al norte se veía hasta Munich. Después de un rato de descanso seguimos nuestro camino hacía un bosque. Como había llovido bastante en los días anteriores la tierra de nuestro camino se había convertido en un barrizal. Anduvimos con mucho cuidado para no resbalar. En una ocasión tuvimos que hacer un rodeo ya que el camino era intransitable. Subimos al Rotkopf (1602 m) y pasamos por el Grünsee, un lago redondo y pequeño cuya agua es verdaderamente verde. Una vez dejado el bosque caminamos hacía abajo, buscando un sendero por nuestra propia cuenta para evitar seguir caminando en el barro.Terminamos la caminata en el Albert-Link-Hütte con tartas caseras y un Kaiserschmarrn tremendamente rico. Regresamos orgullosos de nuestra primera excursión planeada y realizada por nosotros.
[Reportaje por Silvia]


Follaje de otoño - Subida al Hirschberg

7 de octubre 2007
La niebla se deshizo justamente en el momento en que llegamos en tren a Tegernsee. Transbordamos al autobús que nos llevó a Scharling. Los bosques ya llevaban follaje de otoño: amarillo, naranjo, rojo, colores estupendos.
Por estos bosques subimos, por una senda empinadisima. Después de casí tres horas llegamos a la cima del Hirschberg, que tiene solamente una altura de 1670 metros, pero ofrece una vista estupenda a las montañas, también vimos en la lejanía el Großvenediger, el tercer monte más grande de Austria, que está cubierto de nieve todo el año.
Pasamos un buen rato en la cima, disfrutando de la vista, del sol y del viento fresco. La bajada era muy bonita, por los bosques, el follaje colorido iluminado por el sol suave de la tarde. Sí, el otoño acaba de llegar. el panorama estupendo el grupo en la cima


El Mirador del Rey - Subida al Königsstand

14 de octubre 2007
El Königsstand ("mirador del rey") no es un monte, es un cumbre lateral del Kramer, un macizo (alem.: Gebirgsmassiv) al norte de Garmisch. La primera parte del camino nos llevó a San Martín (adonde subimos en noviembre del año pasado), depués seguimos subiendo por un sendero alpino que está bien arreglado pero puede provocar vértigo a personas sensibles. Pero "provocar vértigo" significa también que hay vistas impresionantes al valle. ¡Qué belleza! Las rocas escarpadas, el valle ancho con bruma suave, y al otro lado la cordillera Wetterstein, con las cimas Zugspitze, Waxenstein, Alpspitze, Dreitorspitze etc. Durante la subida se veía la cordillera Wetterstein, pero al llegar al Königsstand se abrió la vista hacia el este con la cordillera Estergebirge muy cerca y la cordillera Karwendel en la lejanía. Pudimos ver también el Dammkar, donde subimos en agosto. Disfrutamos del panorama estupendo, merendamos y nos tumbamos en el suelo para tomar el sol. ¡Este día nos sentimos como reyes! el grupo y el panorama ¿tienes vértigo?


La primera nieve - Stadtmuseum

21 de octubre 2007
un bailador morisco Habíamos planeado ir otra vez a las montañas, pero por la mañana nevaba fuerte. ¡Nieve ya en octubre, qué crueldad! Eso lo llamo yo "calentamiento global". Cambiamos de planes y fuimos al Stadtmuseum - "Museo de la ciudad" - de Múnich, donde se muestra la historia de la ciudad con mapas históricos, cuadros, maquetas y otros objetos, como los famosos Moriskentänzer - "Bailadores moriscos". ¡Muy interessante! Después fuimos al Hackerkeller para almorzar, ¡muy rico! Con un paseo por la zona peatonal concluimos este día, el día de la primera nieve.


Noche de Baile

27 de octubre 2007
La dueña de nuestro local nos preguntó: "Por qué no hacemos una fiesta juntos?" - "Claro, ¿por qué no?"
Estaba un pequeño malabarismo (los alemanes dicen en este sentido "Spagat") aúnar dos gustas diferentes: A los amigos de la dueña les gustan más los bailes "clásicos" como Vals, Foxtrott, Tango y Cha-cha-cha, y a nosotros - la Tertulia - más los bailes latinoamericanos modernos Salsa, Merengue y Bachata. Fue un reto para el discjockey. Pero él logró hacer una buena mezcla, así estuvimos todos muy contentos. Acudieron unos 120 personas, de ellas más de 50 contertulios, y la pista de baile estaba muy llena. Arturo, un profesor de baile profesional, dio clases de Salsa gratis. ¡Muchas gracias, Arturo! Bailamos hasta después de medianoche y nos divertimos mucho. bailando Salsa bailando Tango bailando libremente


La Tertulia prefiere dormir - Cabalgata "Leonhardifahrt" en Schliersee

4 de noviembre
Nos habíamos citado a las 7:25 en la estación central. Sólo acudieron dos participantes. Parece que la Tertulia prefiere dormir a esta hora. Pero madrugar vale la pena de vez en cuando, y en el caso de la Cabalgata de San Leonardo, a todas luces. Unos 80 coches de caballos adornados, innumerables jinetes con caballos bonitos, todos los participantes en traje típico bávaro precioso, salieron del pueblo Schliersee siguiendo las orillas del lago del mismo nombre y llegaron en casí una hora a la iglesia San Leonhard en el pueblo Fischhausen, donde celebraron una Misa al aire libre. Desgraciadamente llovía, ¡pobre gente con traje bello! A nosotros, que llevabámos chubasqueros y botas de senderismo, la lluvia no nos hizo daño. No asistimos a la Misa, pero dímos un paseo extenso por la otra orilla del lago hasta que llegamos de nuevo a Schliersee, donde entramos en un local y comimos una sopa caliente. Aunque hacía mal tiempo, fue una excursión bonita y muy interesante. Había valido la pena madrugar. el coche de los ministrantes un coche de hombres un coche de mujeres


La cervecería más antigua del mundo - Paseo por Freising

11 de noviembre 2007
collage de fotos "No hay mal tiempo, sólo hay ropa inadecuada". A este refrán pensabamos cuando salimos para esta excursión. Lluvía a cantaros y el viento fuerte nos echaba la lluvia en la cara. Subimos a la catedral, que está situado encima de una colina empinada. Desde allí se puede ver hasta los Alpes - ¡con buen tiempo! Pero este día sólo vimos en la lejanía la "torre olímpica" de Múnich y la torre de control del aeropuerto más cerca. Entramos en la catedral, que está recien renovada, y admiramos los frescos de Cosmas Damian Asam. Qué pena que poco después vino un hombre y nos pidió que salieramos - la iglesia se cierra entre las 12:00 y 14:00. Bajamos a la ciudad, pasamos por la antigua cárcel dónde había una vernisage de un artista chino Chen Jianhong, muy interesante y muy exótica. Dímos un paseo por el casco histórico de Freising, visitamos el mercado y la iglesia de San Jorge y después subimos a otra colina: A Weihenstephan. Es un barrio de Freising, pero allí hay también una cervecería del mismo nombre. ¿Sólo "una cervecería"? ¡No, la cervecería más antigua del mundo! Allí almorzamos rico y - ¡claro! - probamos las especialidades liquidas: "Vitus" - una cerveza de trigo pero más fuerte qué normal - y "Korbinian", la cerveza fuerte negra. ¡Riquisimas las dos!


Oro, oro, oro: Exposición "Skythen"

25 de noviembre 2007
traje de un duque de los Skythen un caballo de oro Los Skythen eran un pueblo legendario de la mitología griega. Pero hace unos 100 años se encontraron huellos que demuestran que había existido este pueblo verdaderamente, en las llanuras entre Europa y Asia, entre 700 a.C. y 200 a.C. Fueron nómades que no construían ciudades con casas de piedra o madera, sino vivieron en tiendas y chozas . Los únicos edificios que han quedado por todos los siglos han sido tumbas en forma de colinas, y los muertos se enterraron con ofrendas: armas de bronce y joyas de oro, mucho oro. Adornaban también sus trajes con broches y alfileres de oro. Sus motivos preferidos eran animales como íbices, leopardos, caballos y jabalís. Así vimos un esta exposición oro, oro y oro. Cuando habíamos visto todo, salimos del museo y paseamos por la famosa calle Maximiliansstraße al río Isar y visitamos el mercado navideño en la isla Praterinsel, donde relucían las velas y estrellas de los adornos navideños: Oro, oro, oro.


Mercado navideño de Landshut

2 de diciembre 2007
adorno navideño y el castillo En casi todas las ciudades hay un mercado navideño. Habíamos leido que el de Landshut es uno de los más románticos. ¡Vamos!
Antes de visitar el mercado, subimos al famoso castillo medieval de Trausnitz y disfrutamos de la vista sobre la ciudad, dimos un paseo por el parque y llegamos con mucho hambre al mercado navideño. Había inumerables tiendas donde vendían salchichas asadas, bocadillos, dulces y - ¡claro! - vino caliente con especias. Entonces, muchas opciones. Después de comer visitamos las demás cosas: La decoración navideña, las joyas, los juguetes - todo que se regala en Navidad. Cuando cayó la noche, relucían las luces en todas partes, y escuchamos villancicos cantados por un coro de niños. ¡Muy romántico!


Corriendo con los demónios: Perchtenlauf en Kirchseeon

14 de diciembre 2007
Cuando llegamos a Kirchseeon, ya era noche oscura. Oimos tambores y gritos y nos acercamos. De repente doblaron unos 20 monstruos peludos con antorchas por la esquina y pasaron corriendo. La famosa "Corrida de los Demónios", un costumbre con raizes paganas de los Alpes. Los demónios corrían de calle en calle, nosotros detrás. En cada calle paraban, tocaban en las puertas de las casas, y cuando se abrían, empezaban a cantar y bailar. A la luz de las antorchas era un espectáculo impresionante. De repente unos demónios se acercaron cautelosamente de atrás y nos asustaron con gritos horribles. Sí, eso les gusta mucho a los demónios: asustar a los espectadores. ¡Una aventura excitante! demónios yo entre los demónios (**) un diablo y las chicas

Más demónios: Perchtenlauf en Eglharting

30 de diciembre 2007
Unos amigos no pudieron asistir el 14 de diciembre. Por eso fuimos otra vez, esta vez al pueblo Eglharting. A mi no me molesta ir dos veces: me gusta mucho el Perchtenlauf, cada vez es una diversión enorme y un gran placer. demónio con cuernos y antorcha el grupo en la noche oscuro demónios peludos


Fiesta de Navidad

15 de diciembre 2007
La Fiesta de Navidad es el punto culminante del calendario de actividades de la Tertulia de Hispanoparlantes. Más de 60 amigos acudieron para celebrar juntos. Comimos, charlamos, cantamos y - ¡claro! - bailamos hasta la una de la madrugada. más de 60 amigos charlando más de 60 amigos comiendo
más de 60 amigos bailando y charlando bailando y mirando


Montañas nevadas: Subida a la Denkalm

23 de diciembre 2007
Hacía tiempo típico para el invierno al sur de Alemania: Mientras en la llanura había niebla densa y temperaturas bajo 0°, hacía sol en las montañas. ¡Vamos, compañeros!
Había mucha nieve en las montañas y el camino estaba muy resbaladizo, pero logramos llegar sin caernos a la cabaña Denkalm, desde donde tuvimos una vista bonita sobre el valle y las montañas al otro lado. Nos sentamos en la terraza en el sol que calentaba, rodeados por los árboles nevados y con esta vista. ¡Qué placer! el grupo en la nieve vista sobre el valle en la terraza


Sol, nieve y un lago azul: Camino panorámico de Tegernsee

29 de diciembre 2007
¡Qué maravilloso tiempo! Sol cegador, cielo azul y temperaturas agradables, aunque todavía había mucha nieve en las orillas del Tegernsee, que seguimos hacia el sur. Detras del monasterio antiguo subimos a un mirador que ofrecía un panorama estupendo sobre el lago y las montañas nevadas. Por el camino panorámico caminamos a la fonda Schießstätte, donde almorzamos. Después bajamos por el valle nevado Alpbachtal, y subimos otra vez a un camino panorámico, que estaba parcialmente cubierto de hielo y muy resbaladizo. Pero tenemos buen equipamiento, pusimos crampones en los zapatos y así llegamos seguros a Gmund, donde comimos pasteles muy ricos en el Café Wagner directamente al lado de la estación de tren. el grupo y el panorama el lago azul


©2007 Fotos por Angelika(*), Jutta(**) y Klaus